influenza

influenza

La influenza es una enfermedad aguda de las vías respiratorias, es curable y controlable si se recibe atención médica oportuna y los cuidados necesarios en casa.

 

La influenza se transmite de persona a persona a través de las gotitas de saliva que se expulsan al toser o estornudar, sin cubrirse la boca y la nariz, ocasionando que entren al organismo de una persona sana a través de la boca, nariz y ojos. También puede transmitirse al compartir utensilios o alimentos de una persona enferma, saludar de mano, beso o abrazo a una persona enferma de influenza; y mediante el contacto con superficies previamente contaminadas por gotitas de saliva de una persona enferma, por ejemplo mesas, teclados de computadora, mouse, artículos deportivos, manijas, barandales, teléfonos, pañuelos desechables y telas.

  • Falta de hábitos higiénicos: no lavarse las manos y no cubrirse la nariz y la boca adecuadamente al toser o estornudar, favorece el riesgo de propagar y contraer el virus de la influenza
  • Tener enfermedades como enfisema, bronquitis crónica o asma, ya que pueden presentar episodios de disnea durante la fase aguda.
  • Ser personal de salud que esta en contacto con enfermos de influenza
  • Fumar, debido a que se asocia con cuadros más graves y por consiguiente un incremento de la mortalidad, no por su acción directa en la patogenia sino por las lesiones enfisematosas y bronquíticas, previas y subyacentes causadas por el tabaco.

Niños menores de cinco años y personas mayores de 60 años. Otros grupos de riesgo son: personas con enfermedades pulmonares y del corazón, obesidad, diabetes, VIH/Sida o cáncer, así como personal de salud.

 

Este grupo de personas debe tener especial cuidado con las medidas de promoción y prevención, ya que tienen mayor riesgo de complicaciones en caso de enfermar.

Fiebre superior a 38° C, tos, dolor de cabeza y:

 

  • Dolor muscular y de articulaciones
  • Decaimiento
  • Congestión, escurrimiento o enrojecimiento nasal
  • Dolor al tragar
  • Dolor de pecho
  • En algunos casos: dolor abdominal y vómito

Entre el 80 y 90% de los casos de influenza se eliminan espontáneamente por el sistema inmunitario del organismo, sin embargo, en personas con propensión a complicaciones como mujeres embarazadas, niños menores de 5 años y adultos mayores de 60 años, se recomienda tratamiento con medicamentos antivirales especializados.

La prevención requiere principalmente la puesta en macha de medidas de higiene personal y del entorno, y en caso de presentar síntomas de infección respiratoria, la atención médica inmediata y el resguardo en el hogar.

 

  • Lavarse las manos con agua y jabón, antes y después de cada comida, después de ir al baño y después de estornudar y/o toser.
  • Cubrirse la nariz y boca al toser o estornudar, con un pañuelo desechable o el ángulo interno del brazo, para evitar que el virus se propague.
  • No escupir.
  • No tocarse la cara con las manos sucias, especialmente la nariz, la boca y los ojos.
  • Limpia, desinfecta y ventila tu casa y área de trabajo, especialmente las superficies y objetos de uso común. Permite que entre la luz solar.
  • Vacunarse.

La aplicación de la vacuna es segura y protege la salud. Se recomienda aplicar la vacuna a todas las personas, especialmente al grupo poblacional más vulnerable:

 

  • Niños de 6 meses a 5 años
  • Personas mayores de 60 años
  • Embarazadas
  • Personal de salud
  • Personas de cualquier edad que tengan enfermedades pulmonares, obesidad, enfermedad del corazón, diabetes, VIH/Sida o cáncer.

Fuente: Subsecretaría de Prevención y Promoción de la Salud, Dirección General de Promoción de la Salud. Mensajero de la Salud temporada de frío 2016-2017, Octubre, 2016.

CONTÁCTANOS

Estamos contigo, acércate a nosotros para brindarte información en tema de orientación financiera, educativa, legal y de salud.

info@ventanillasjpls.org

+(123) 456 -7890